Radiografía al loco Grohl, líder de Foo Fighters

"Señoras y señores, creo que me rompí la pierna. Voy a ir al hospital para que me la arreglen  y luego voy a volver ", dijo Dave Grohl al público hace una semana atrás en Gotemburgo, Suecia, cuando se sacó la mugre corriendo por el escenario después de tocar 2 canciones durante un concierto de Foo Fighters.

 A pesar de la gravedad y el dolor, volvió con la pierna enyesada y así terminó de tocar ante el público sueco, con la pierna en alto y sin perder el sentido del humor. Días después, tras subir la radiografía de su fractura a las redes sociales, envió un comunicado a sus fans disculpándose por la suspensión de las próximas fechas, lo que lamentaba profundamente, como cuando un niño juega un partido trascendental y se deprime por no poder estar. Ese es Grohl, un niño entusiasta, en cuerpo de un hombre de 46 años . De esas personas insoportablemente apasionadas que no le ponen el cien, sino el doscientos por ciento, razón por la que siempre estará llamando la atención.

Me encanta descubrir personalidades y saber cómo funciona cada mente, sobre todo si se trata de músicos fascinantes como el líder de Foo Fghters. Y es que a pesade ser un gran compositor, frontman y baterista, el ex Nirvana brillará más por su forma de ser que por su música. El frontman de los Foo Fighters es de esos músicos que disfruta con tal intensidad cada cosa que hace, que nadie podría dejar de creerle. O quizás algunos si, aquellos que lo tildan de payaso (que si es) pero le tienen fobia a la gente demasiado extrovertida.

 Dave es un viejo loco y conservador. Viejo no por su edad,  sino porque es un rockero a la usanza más clásica.  De los que no tolera el exceso de modernidades ni mucho menos que al rock se le arrebate el alma a través de tecnologías que reemplacen el lado humano, como las baterías preprogramadas o las electrónicas. En una entrevista al tabloide británico The Sun, Grohl arremetió diciendo que le enojaba mucho que las baterías electrónicas le habían robado el alma a los bateristas. Claro, porque cuando Dave se sienta frente a la batería, expresa toda su emoción mediante el golpe, mucho más que reproducir un simple sonido.

 Cuando decidió saltar desde la percusión  de Nirvana al frente de los Foo Fighters hace ya 20 años,  el músico empezó a relucir su sentido lúdico, irónico y actoral en videoclips, entrevistas y sobre el escenario. Es de los que disfruta de la vida como si fuera una revancha. Y en cierta forma lo es,  de hecho en una entrevista a la Rolling Stone, el músico reconoció: “Si hubiera querido, hubiera podido poner “Ex Nirvana” en cada puto disco que ha salido. Pero no quise ni hablar de Nirvana durante dos años. Nirvana pasó de ir en furgoneta a vender un millón de discos en un mes. Y éramos unos niños. Puedes imaginar el efecto de eso en cualquiera. Así que no quería que pasara con este grupo, eso te destruye.” Para Grohl, Foo Fighters era la oportunidad de comenzar otra vez, hacer las cosas a su pinta y de a poco, muy de a poco. Así es como ha conseguido demostrar disco a disco y show tras show que es de verdad.

El pudor no está en el vocabulario de Dave, en definitiva no hay nada que le pueda dar vergüenza a este gringo que no tiene complejos con una “ponchera” que evidencia además su lado hedonista. Es un tipo sencillo de jeans, zapatillas y polera, que solo quiere sacarle el máximo provecho a la vida y al rock and roll.

RESCATE DEL PRIMER MATERIAL

 A principios de los 90, entre show y show, el baterista de Nirvana grabó algunos demos en el estudio de ocho canales del productor Barrett Jones. En aquel momento, pensó que nunca se los mostraría a nadie. Pero ahora, después de dos décadas, Dave Grohl lanzó esta música inédita en una edición en vinilo titulada Songs From the Laundry Room. Los demos se grabaron entre 1991 y 1993 y más tarde se incluyeron en el álbum debut de la banda, que en ese momento solo era Dave Grohl.

El retorno de Muse en un drone

 

Hace pocos días, el grupo Muse lanzó su séptimo disco llamado Drones, cuya promoción además los traerá a Chile en octubre como parte de su gira mundial.

 Muse es una de esas bandas que genera un arrastre que ni siquiera las productoras sospechan. Algo asó como lo que ocurrió con Dream Theater, banda por la que nadie apostaba antes de que vinieran por primera vez, hasta que lograron venir, ostentando realizar su show más multitudinario en nuestro país.

 Muse tocó por primera vez en Chile el 2008, un concierto que generó locura y pasión de los fanáticos. De hecho, el bajista Chris Wolstenholme, reconoció en una entrevista e La Tercera que el concierto que ofrecieron el el Teatro Caupolicán hace siete años, lo recuerdan como uno de los más salvajes y mejores shows de toda su carrera., con una “musemanía” que nunca antes habían visto y que solo da cuenta de el grupo debió haber tocado en un lugar más grande.

 Esta vez estarán en un lugar a su medida para hacer explotar toda su pirotécnia musical, el estallido vocal de Matthew Bellamy y mostrar este discazo, que ellos mismos han calificado como más conceptual.  un trabajo que habla sobre el viaje de un humano desde su abandono y pérdida de esperanza, hasta el adoctrinamiento del sistema para convertirse en un drone humano.

 A pesar de que es mucho más pesado y rockero que sus últimos trabajos, hay una escencia absloutamente única y propia de Muse, que innegablemente conlleva fidelidad de público.  El grupo explora, crece, en intensidad y propuesta, pero no deja de ser, lo que por alguna razón siempre se agradece.

 Recuperan el poder de las guitarras en canciones como “Psyco” o “Reapers”, pero sin perder el hilo de la exploración épica y electrónica que siempre ha empapado su música. Aparecen sus referencias rockeras, casi a propósito, como si quisieran saludar a Tom Morello, a Kurt Cobain, Freddy Mercury  o Brian May. Y en la medida en que avanzan los tracks, el viaje se hace más intenso.

 En mi opinión, una obra de arte el nuevo disco de Muse, así que a esperar con paciencia la llegada de Matt Bellamy, Chris Wolstenholme y Dominic Howard el próximo 15 de octubre.

Extreme debuta en Chile

Para los fanáticos de esta banda infravalorada y estigmatizada bajo el éxito de una sola balada, como ocurre con su éxito "More Than Words", es una noticia maravillosa que la banda norteamericana visite nuestro país por primera vez. Se trata de la celebración de los 25 años desde que publicaron su disco Extreme II "Pornograffii"

El cuarteto formado por Gary Cherone (que también cantó en Van Halen), Nuno Bettencourt, Pat Badger y Kevin Figueiredo, tocará en el Teatro Cariola el 20 de junio, y llega en el marco de la gira que está realizando por Brasil, Argentina y nuestro país, a tres décadas de sus inicios. Los estadounidenses, que han tenido varios cambios de integrantes, tienen ocho discos editados desde sus inicios, cuando fueron considerados como innovadores de la música, ya que irrumpieron con un sonido original en el mundo del Rock & Roll y en un principio fueron descritos como una banda con sonido funky metal”, que luego evolucionó a rock clásico con post-grunge y el rock alternativo .

La cita para ver a Extreme este sábado 20 de junio es a las 22:00 horas en el Teatro Cariola. Valor de entradas, entre 25.000 y 30.000, por sistema Ticketek. Y recuerda de INSCRIBIRTE PARA GANAR ENTRADAS AQUI

 

OTROS CONCIERTOS EN JUNIO:

19/06 Johnny Marr:

El ex guitarrista de The Smiths regresa a nuestro país luego de haber sido uno de los nombre interesantes que ofreció el Festival Lollapalooza Chile 2014 en su cartel. El músico viene en plan de presentar en Movistar Arena su más reciente disco Playland, que ha tenido muy buenas críticas. Entradas 25.000 por Puntoticket.

 20/06 The Godfather Live:

El Padrino, la clásica película será exhibida en una particular muestra junto a una orquesta sinfónica que presentará la banda sonora del compositor Nino Rota en vivo, en Movistar Arena. Las entradas fluctúan entre 26.400 y 132.000 pesos y están disponibles a través de sistema Puntoticket.

27/06 Pedro Aznar:

Luego de un exitoso paso por el Festival de Viña del Mar 2015, el músico argentino se anima a ofrecer un concierto en Movistar Arena, el mayor realizado por el ex Serú Girán en Chile. Entradas por Puntoticket entre 10.000 y 45.000

 28/06  Angra:

El grupo de metal brasileño regresa a nuestro país luego de cinco años, en promoción de su más reciente disco de estudio Secret Garden. El concierto del quinteto será en el Teatro Carilosa, a las 20:00 horas. Las entradas tienen un precio que va desde 18.000 hasta 30.000 a la venta por sistema Ticketek.

 

Rocking & Running

Blog creado por una runner y melómana, con el afán de compartir el deporte y la música y generar un punto de encuentro entre runners amateur, soñadores que cada día quieren ser más profesionales y los que aman la música.

Contacto