1500 millones de personas, casi la tercera parte de la población mundial de ese momento, vio el festival Live Aid, el evento musical con mayor concentración de bandas consolidadas en la historia.

Era 13 de julio de 1985, el momento en que la música, a cargo de Bob Geldolf se manifestaba con un gesto solidario a favor de millones de personas viviendo en hambruna en Africa y terminó siendo un hito histórico para muchas de las bandas. La iniciativa que tuvo dos escenarios principales, uno en el Londres y otro en Filadelfia EEUU al mismo tiempo y conexiones con Austria, Australia, Dinamarca, Alemania, Japón, Rusia y Yugoslavia, era el lugar donde todos, o casi todos querían estar y cuyas imágenes serían recordadas como momentos peak en las carreras de cada banda.

 

Tan potente fue este día, que es conmemorado como el día mundial del rock. Aquí van algunas de las apariciones más memorables, a 32 años del festival más ambicioso que se haya realizado jamás, Live Aid ´85. Led Zeppelin, The Who, Queen, Black Sabbath, Sting, Judas Priest, U2, Paul McCartney, Eric Clapton, Scorpions, Phil Collins, Mick Jagger, Keith Richards, Dire Straits, Elton John

 

La segunda vida para Queen:

Queen no pasaba por un buen momento interno y su presentación en Live Aid no solo fue el más recordado del festival sino también es considerado como uno de los mejores show en vivo de la historia. A Queen se le asignó el horario prime, que les sirvió para llegar más allá del público que ya les había reconocido como rockstars, arrancando majestuosamente con Mercury al piano con “Bohemian Rhapsody” como una intro para encender los fuegos de un show como ninguno. Era el momento de reinyectarse de energía y darle una segunda vida a Queen:

 

La ventana al mundo para U2

U2 llegó al escenario en Londres teniendo a disposición 20 minutos en el escenario entre Bryan Adams y los Beach Boys. Después de ser presentado por Jack Nicholson los U2 subieron con la intención de tocar tres canciones. Pero Bono tuvo la genial idea de hacer inmortal su show y se fue hacia el público, donde comenzó a interactuar con las chicas para la furia de sus compañeros atrás en el escenario. El escaso tiempo corría y no sabían cómo saldrían del exabrupto del cantante. El resultado fue memorable para el público, un trampolín para su carrera y motivo de duras discrepancias en la interna.

Pero hay una anécdota divertida. Tras bambalinas, a Bono se le acercó Freddy Mercury, coqueteándole abiertamente, según confesó más tarde el cantante de U2. Bono no entendía todavía que Mercury era gay y tampoco entendía que se trataba de un flirteo, hasta que comentándolo con algunas personas, le contestaron: “bueno, qué esperabas, su banda se llama Queen (reina)”

 

Led Zeppelin: Volvía un clásico

Sin duda, fue la gran reunión del festival. Oficialmente se presentaron como Jimmy Page, Robert Plant & John Paul Jones, porque no querían llamarse Led Zeppelin, ya que John Bonham había muerto pocos años antes.

 Cuando Jimmy Page agarró la guitarra de dos mástiles y comenzó a tocar "Stairway to heaven" el público no lo podía creer. Si embargo, fue una presentación para el olvido según ellos mismos y bajo estricta objetividad. No tenían a su baterista y en su reemplazo tuvieron a Tony Thompson, de Chic. Pero la idea no les convencía y a último minuto, a Robert Plant se le ocurrió invitar a Phil Collins. El problema era que él no tenía ensayadas las canciones de Led Zeppelin y básicamente no se las sabía. Tuvieron a los 2 bateristas en el show, que resultó en un desastre en algunos momentos. Tampoco acompañaron muy bien Plant y Page, como recordando viejos repertorios. Eric Clapton comentó en alguna entrevista posterior que Jimi Page quedó muy mal después de este show, pero para los fans, era el primer encuentro con la banda tras la tragedia de John Bonham.

Pero desde el punto de vista del espectáculo, era impresionante verlos juntos, sumando el factor de que Phil Collins realizaba la hazaña de tocar en 2 continentes el mismo día, ya que cruzó el Atlántico en el entonces flamante Concorde.

 

El desafío de David Bowie

Inmediatamente después del show de Queen, el Camaleón tenía la responsabilidad de mantener la audiencia del estadio de Wembley. Algo que a simple leída parece fácil, pero que por alguna razón amedrentó bastante a David Bowie., que dijo: “Oh, no, ¿y ahora tengo que actuar después de Freddy Mercury?”  Pero no digamos que le faltaba popularidad precisamente, de hecho salió airoso con una gran actuación que incluyó “Rebel Rebel”, “Modern Love” y “Heroes”. 

 

Judas Priest: Los reyes del heavy metal

Era un festival y como tal no era fácil para Judas Priest una banda definitivamente heavy metal, salir a divertir a la mayoría. Rob Halford sin embargo, se encontraba en un muy buen momento desde el punto de vista de la puesta en escena y su proyección vocal. Comenzaron estratégicamente con el himno de estadios “”Living After Midnight” y lograron hacer uno de los más sólidos shows considerando los graves problemas de sonido que tenía el festival, la experiencia de éstos clásicos se hizo evidente.