Cuando estás pensando en qué almorzar, no es la ruleta de platos o de restoranes que echa a rodar tu cabeza, sino una especie de consulta a tu cuerpo, para saber qué necesita.  Son antojos, en mayor o menor intensidad que llevan a decidir si comer pizza, ensalada, sopa o hamburguesa.

 Pero esos antojos no son solo la respuesta de las “ganas” de comer una u otra cosa, sino reflejan en cierta medida la necesidad del organismo de ingerir ciertos alimentos o nutrientes. El problema es que no siempre interpretamos bien, y le hacemos un escaso favor al cuerpo.

 Empecemos por algo que no se por qué nos gusta tanto a las mujeres:

 

El chocolate

Se sabe que contribuye en la producción de la serotonina, los neurotransmisores que mantienen equilibrado el ánimo y el humor (algunos dicen la felicidad) y es porque contiene bastante magnesio.

 Pero para qué ingerir de pasada tanta azúcar y grasas si se puede reemplazar por ejemplo por semillas de girasol o un plátano. Mejor evitarse el chocolate y la pócima del buen humor hará su efecto igual.

 

 El pan

Si bien es cierto lo tenemos muy instalado en la cultura culinaria chilena, no es tan necesario en la dieta diaria. Cuando viene el deseo irreprimible de comer pan, puede ser porque el cuerpo necesita glucosa, fibra y por supuesto energía. Un pan integral no está mal, pero aún mejor es consumir un puñado de frutos secos.

 

Los antojos salados 

Tienen distintas causas, pero como el cuerpo no necesita mucha sal, apenas una cucharadita al día y menos, hay que poner ojo. Si uno ha comenzado una dieta baja en sal, entonces no es extraño que uno sienta deseos de comer cosas saladas. Pero si no es así, y todavía te dan unas ganas locas de comer por ejemplo maní salado, puede ser porque has perdido minerales, ya sea por sudar mucho al realizar ejercicio, o en días de calor, por la deshidratación. No hay que olvidar que la sal en el organismo colabora en equilibrar los líquidos. En este caso lo mejor que se puede hacer, es tomar una bebida isotónica y olvidarse de las papas fritas.

 De todas formas existen también enfermedades que presentan este síntoma, que evidentemente van acompañados de otros síntomas. Si es así, lo mejor es consultar con un doctor. 

 

 

 Frituras

Típico cuando llueve, nos programamos para sopaipillas, pescado frito o papas fritas. Y querer comer algo frito es en muchos casos la necesidad del organismo de ingerir alguna grasa, solo que debe ser sana. Es decir, olvídate de lo frito y reemplázalo, por ejemplo por una palta u otro alimento como la aceituna que contenga aceite.Puede ser difícil al principio, pero como en todo, es entrenable y depende de la voluntad.

 

 

Rocking & Running

Blog creado por una runner y melómana, con el afán de compartir el deporte y la música y generar un punto de encuentro entre runners amateur, soñadores que cada día quieren ser más profesionales y los que aman la música.

Contacto