Este domingo se corre el maratón de Santiago 2016 y todos los que corremos nos ponemos un poquitín (o bastante) ansiosos. La fiesta del running más grande de nuestro país nos convoca para celebrar cruzando varias comunas de la capital con nuestras pisadas, donde se ven corredores felices y otros que sufren. Quizás todos llegan a sufrir en algún momento, solo que va variando el kilómetro en que esto ocurre. El que ha recorrido los 42k antes, sabe de que hablamos, pero si es tu primera vez, te recomiendo tomar en cuenta algunos de estos consejos, para que tu viaje a pie sea maravilloso. La primera vez nunca se olvida y es la más emocional:

1)   Hidratación: Mi primera experiencia en maratón fue tan vergonzosamente amateur, que llevé una botella de litro y medio de agua mineral sin gas y 2 Hobby. Me llené de agua al principio, quise ir al baño y no habían, y luego me deshidraté en el camino porque dejé la botella en la partida. Mi recomendación es beber moderadamente Gatorade o agua antes de la carrera, pero desde que te levantas, para así alcanzar a vaciar la vejiga un par de veces (una en casa y una en baños al inicio) antes de partir. Luego creo que es recomendable confiar en la hidratación que ofrece la organización, que es más que suficiente para acompañarte todo el recorrido hidratado.

2)   Comida el día de la carrera: En lo posible comer solo carbohidratos al desayuno, es decir, evitar el queso, el jamón u otros agregados que puedan complicar la digestión. Uno o dos panes con mermelada (no manjar), un plátano y líquido ligero para tu estómago, eso es individual, es lo mejor para comer en casa. Luego es importante llevar azúcar en forma de geles, o dulces blandos que se puedan consumir fácilmente cuando la fatiga empiece a tomar lugar.

3)   Prepara tu cuerpo: Cuida el largo de tus uñas, que con el roce durante varias horas te puede causar heridas. Si tienes el pelo largo, hazte una trenza o un moño bien apretado. Usa bloqueador, aunque sea abril, el sol no perdona y si se trata de cuidarse del exceso de luz, un gorro te salvará cuando vayas subiendo por Av Matta o Grecia del reflejo del sol y la neblina.

4)   No comer tarde la noche anterior. Muchos por ansiedad, sobre todo si están en otra ciudad u otro país, salen a cenar tarde. Pero lo ideal es no comer después de las 6 o 7 de la tarde del día anterior. El cuerpo necesita tiempo suficiente para la digestión, y correr con retorcijones no es chiste, créeme, me ha tocado. Además influyen los nervios que también afectan la digestión, así que cuidado con eso. Comer pastas o harto carbohidrato la noche anterior.

5)   Economiza energía: Uno se siente invencible en la partida, es verdad. Pero hablar mientras corres, gritar cosas (la euforia lo provoca, lo sé) o salir disparado en los primeros 5k, es energía desperdiciada que necesitarás después de los 30k. Cada ahorro para después se agradece.

6)   Llega temprano: Si eres de los que siempre llega tarde, que no te pase en tu primer maratón, si vas a dormir un poco menos, que mas da, llega a tiempo y disfruta de la adrenalina que te va a motivar en cada kilómetro, desde los más fáciles hasta los últimos 192 metros. Deja tus cosas listas la noche antes y dormirás mucho más relajado. ¡Y a conquistar la meta!

 

Rocking & Running

Blog creado por una runner y melómana, con el afán de compartir el deporte y la música y generar un punto de encuentro entre runners amateur, soñadores que cada día quieren ser más profesionales y los que aman la música.

Contacto