En verano las calles y parques se llenan de runners, pero el panorama no es precisamente el mismo cuando llega el frío y la oscuridad. Seguimos con días más y más cortos, las horas de luz son menos y más encima hace frío. Razones que convencen a un buen porcentaje de los corredores a salir solo cuando está bueno el tiempo.

Claro que cuesta salir a las 6 de la mañana cuando hay menos de 5 grados y está de noche. Pareciera que peleamos con un alter ego, luchamos mentalmente tratando de decidir si salir a trotar o dormir un ratito más. O también puede ser, ¿corro hoy, o estará bien con lo que ya corrí esta semana?

Pero lo cierto es que tomar la decisión de salir, que nadie más aplaudirá que tu mismo, te hace más fuerte. Entrenar al aire libre en invierno en condiciones meteorológicas adversas, como el frío, la lluvia o la oscuridad, te inyecta de una confianza y fortaleza que te convencerá de repetirlo una y otra vez.

En esta época del año es bueno concentrarse en desarrollar los aspectos mentales de la carrera, eso que muchos admiran de los fondistas, pero que en realidad no es otra cosa que la perseverancia y que además es perfectamente entrenable.  

Es muy recomendable establecer un objetivo claro para entrenar durante el invierno. Puede ser una carrera, un maratón o por qué no un objetivo relacionado al estado físico y la salud. Teniendo claro el objetivo, será mucho más fácil en primer lugar ponerte las zapatillas y luego llevar a cabo con el mejor entusiasmo el entrenamiento de invierno. 

Aquí van algunos tips que pueden ayudarte a salir por la puerta y darle con todo: 

1) Realizar un calentamiento previo en casa antes de salir. Trotar en el mismo lugar, o saltar durante algunos minutos nos da algo de ventaja para salir al frío si que alcancemos a entumirnos.

2) Si sientes que estás realmente entumido, una buena idea, por raro que suene, es tomarte una ducha antes de salir a trotar, con el agua no tibia, sino caliente. Eso permitirás distribuir el calor, sobre todo hacia pies y manos que suelen ser las zonas que más se nos enfrían.

3) Llevar cuello, guantes y bandana o gorro para cubrir las orejas, cada accesorio según el frío   por supuesto. Lo importante es que sean de material respirable y que expulse el sudor, porque debemos tratar de mojarnos lo menos posible.

4) Vestirse pensando que hay 10 grados más. Tal como con los bebés, que deben llevar una capa más que los adultos, en este caso, hay que pensar que hace menos frío para compensar la temperatura que generamos. Entonces debemos vestirnos no demasiado abrigados, para no sudar en exceso.

5) Usar colores fuertes y reflectores de noche. Regla para todo el año, pero sobre todo en invierno, cuando está más oscuro y la humedad o a veces la lluvia puede nublar la visibilidad de los autos que van pasando.

6) Usar zapatillas que sean impermeables y no demasiado delgadas para mantener la temperatura de los pies. De la misma manera es importante que los calcetines sean de un material que repele la humedad del sudor y así mantenerlos secos y sin frío.

 

 

Rocking & Running

Blog creado por una runner y melómana, con el afán de compartir el deporte y la música y generar un punto de encuentro entre runners amateur, soñadores que cada día quieren ser más profesionales y los que aman la música.

Contacto